Mayo 11 de 2015

De nada sirve que usted tenga ideas brillantes si no tiene la capacidad de transmitirlas y lograr convencer y motivar a las personas para llevarlas a cabo. Bien sea en una reunión de pares o ante la gerencia general. Más aún cuando se trata de relaciones corporativas. De sus habilidades para comunicar, disuadir y convencer a los otros, depende en gran parte su proyección profesional.Las competencias comunicativas deben ser definidas, evaluadas, entrenadas y enmarcadas en el enfoque integral de la comunicación, la expresión lingüística, corporal y vocal.

Estas competencias se sintetizan en: Capacidad discursiva, fluidez verbal, conocimiento específico que crea diferencia, capacidad y habilidad para la resolución de situaciones, habilidades y destrezas corporales en función de la expresividad comunicativa, manejo asertivo de los espacios y de los territorios, capacidad de adaptación a la diafasia comunicativa, habilidades musculares orofaciales en función del habla, manejo consciente de los recursos expresivos vocales y corporales, destrezas en el manejo asertivo de la expresión corporal y lingüística.

Uno de los principales enemigos de la comunicación es la ansiedad, como una característica que la mayoría de las personas enfrenta en alguna oportunidad. A pesar de todo, puede ser necesaria en cierto grado para estimular al organismo y lograr que éste se disponga para afrontar algunas experiencias. Sin embargo, puede ser tan intensa la primera vez, que la persona evoque esas sensaciones en el futuro en circunstancias similares.

Un documento realizado por el grupo psicopedagígico de la Universidad de Granada plantea dos puntos esenciales para afrontar la ansiedad:

a) Exposición a las situaciones que producen ansiedad
Este paso es necesario para abordar la ansiedad en general y con ello acrecentar día a día las habilidades para manejarla. Este ‘fogueo’ aumenta las posibilidades de éxito en el momento de una intervención importante, más si se quiere lograr el éxito frente a un grupo de trabajo, auditorio, junta directiva, ente otros.

b) Identificación de las emociones que acompañan la respuesta de ansiedad en las situaciones críticas
De esta forma puede detectar prematuramente su aparición y tener un mayor control con técnicas como la respiración abdominal. Esta consiste en respirar fuerte y pausadamente llenando totalmente los pulmones desde el abdomen, algo que no solemos hacer en la respiración normal.

Hablar en público
Son varios los consejos útiles que pueden emplearse con el fin de que no existan comentarios respecto del liderazgo al momento de hablar en público:Previo a la comunicación

• Determine el público al que se va a dirigir: Su nivel de conocimiento en el tema, cantidad de asistentes e intereses.
• Prepare la presentación, aunque el tema sea de su dominio: No sobra investigar un poco más. Esto lo ayudará a tener más seguridad.
• Elabore un documento: Además de facilitarle estructurar la exposición, puede ser útil más adelante.
• Redacte un resumen con los puntos principales: Será una guía durante la exposición.
• Plan B: Contemple la posibilidad de una interrupción y tenga preparados algunos comentarios que le permitan ganar tiempo mientras retoma el tema.
• Ensaye frente a otra persona de su entera confianza: Que tenga la libertad de opinar y hacerle las observaciones positivas y negativas que sean pertinentes.
• Conozca el lugar de la presentación: Familiarícese con él. Determine las ayudas audiovisuales que va a usar.

En el momento de la comunicación

• Hable con gente del público antes de empezar: Cuanta más gente conozca, más fácil será para usted percibir a la audiencia como un grupo amigable.
• Si usa micrófono calcule una palma de distancia entre el aparato y su boca antes de hablar: Así lo escucharán en forma adecuada, sin que se sienta su respiración o se pierda su voz.
• Empiece presentándose: A continuación formule una síntesis de lo que va a tratar. Luego entre de lleno en el tema.
• No deje de mirar al público, no baje la mirada.
• Cuide el volumen de su voz y su entonación: Un tono lineal duerme a los espectadores. Sea expresivo.
• Comience con un saludo general: Un “buenas noches” o “buenos días” es suficiente.
• Nunca empiece pidiendo disculpas: Los participantes formarán una opinión suya como presentador durante los primeros 30 segundos de su exposición (en este tiempo lo calificarán de “seguro e interesante” o “aburrido e inseguro”). A pesar de que haya problemas de sonido o iluminación, minimice estas dificultades.
• No se limite a transmitir información: Las personas quieren oír experiencias, anécdotas, desean más que conceptos.
• Si a una pequeña esponja le echamos una jarra de agua, al inicio retendrá el agua hasta que se sature; luego simplemente la dejará pasar: La mente del ser humano es una pequeña esponja, que retiene conocimientos durante los primeros 20 minutos. Luego la esponja de nuestra mente los dejará pasar, salvo que exprimamos la esponja en un recipiente para seguir captando el agua del conocimiento. Esto se logra cuando el expositor, a medida que va hablando, hace que las personas apliquen el conocimiento transmitido. Un ejemplo puede ser organizar discusiones grupales o resolver un caso sobre el tema.
• Identifíquese con lo que dice: Hable con pasión para vender sus ideas.
• Sea concreto: El ser humano retiene información durante los primeros 20 minutos, luego el umbral de atención desciende

Al terminar la comunicación

• Evalúe su presentación: Identifique sus logros y sus fallas.
• Sea cual fuere el resultado de su exposición, premie el esfuerzo: Siempre habrá aspectos por mejorar.

Otros 10 consejos útiles son:

1. Apóyese en evidencias -muestras, datos, objetos, testimonios, demostraciones, analogías, estadísticas- no simplemente con opiniones.
2. Utilice un lenguaje simple, adaptado al público.
3. Emplee preguntas para involucrar a los asistentes.
4. Maneje los silencios. Dan poder y autoridad, captan la atención.
5. Ponga ejemplos concretos aplicados a la vida cotidiana para ver la utilidad y el interés de lo que habla.
6. Postura corporal: no se apoye en la pared ni cruce sus brazos.
7. Sea expresivo. Acompañe las palabras con gestos de la cara y movimientos de las manos.
8. Evite las muletillas.
9. Emplee el sentido del humor y las anécdotas, para atraer la atención y amenizar.
10. Concluya agradeciendo la atención del público.

De usted depende el éxito de sus comunicaciones. Recuerde que aquello que tiene que decir influirá en otros hacia el objetivo de la meta. No lo olvide, tenga confianza en usted mismo.

También le puede interesar